Ansiedad en el embarazo

El propio embarazo implica de por sí una serie de cambios tanto en la vida de la mujer como en la de su pareja. Se está desarrollando una nueva vida que en pocos meses nacerá y lo pondrá todo “patas arriba” en el buen sentido de la palabra. Se tendrá que preparar un espacio en la casa para el futuro bebé y se tendrá que pensar en todo lo que va a necesitar cuando nazca, poniendo todas las ganas y las esperanzas de que tenga una buena vida.

Así, con estas esperanzas, también pueden surgir preocupaciones relacionadas con el embarazo. La madre espera que su futuro bebé no tenga ningún problema durante esos nueve meses. Debido a esto puede ocurrir que la mujer sufra episodios de ansiedad durante la gestación. Es decir, pueden surgir todo tipo de pensamientos negativos acerca del bienestar del feto que pueden afectar negativamente su estado anímico. 

Por eso, con este artículo, pretendemos explicar los efectos que puede tener este estado de ansiedad durante el embarazo y qué puedes hacer para evitar este tipo de emociones negativas.

¿Qué es la ansiedad?

Lo primero que debes ser consciente es qué es la ansiedad. En sí, la ansiedad no es algo malo, ya que se relaciona con el instinto de supervivencia que ha ayudado a nuestra especie a defenderse de los depredadores durante miles de años. Es decir, es una respuesta que permite que nuestro cuerpo se ponga en alerta para que podamos defender ante cualquier amenaza. 

Aunque tiene un buen propósito, es cierto que tiene su lado negativo, ya que puede convertirse en un serio problema cuando afecta a nuestro día a día o cuando es demasiado fuerte. Esto puede interferir en la vida diaria, creando en la persona que la sufre un sentimiento de alerta constante y sensación de malestar. 

Entre los síntomas que se pueden manifestar cuando tenemos ansiedad se encuentran la taquicardia, las tensiones musculares, la respiración acelerada o la sensación de preocupación constante. También puede aparecer el cansancio, la dificultad para concentrarse y la irritabilidad, así como el insomnio. 

Cuando se trata de un problema diario que afecta al desarrollo de nuestra vida normal, estamos hablando de un trastorno de ansiedad. Y este debe ser tratado por profesionales de la psicología. 

¿Por qué se da la ansiedad durante el embarazo?

Es frecuente que la madre pueda experimentar episodios de ansiedad durante la gestación del bebé, ya que esta puede experimentar preocupaciones y miedos por el bienestar del feto.

A esto hay que sumar que, durante el embarazo, la mujer obviamente sufre importantes cambios en su cuerpo. Estos cambios no son sólo físicos, sino también psicológicos y hormonales.

Además, el miedo al parto y la incertidumbre de no saber cómo van a marchar las cosas cuando ocurra son otros factores que incrementan el estrés. Todas estas razones que te hemos dado pueden convertirse en una gran maraña de ansiedad.

¿La ansiedad en el embarazo afecta al bebé?

Los episodios de ansiedad durante la gestación afectan tanto a la madre como al feto. Por ejemplo, esto puede hacer que la mujer no se preocupe en tener una correcta nutrición y, como consecuencia, pueda afectar al bebé. 

Por ejemplo, esto le puede provocar un bajo peso al nacer o retrasos en su desarrollo. Además, cuando está en situación de estrés o ansiedad, la madre puede aumentar la producción de cortisol en su cuerpo, afectando a su hijo de manera inevitable. Y esto puede tener consecuencias negativas para su crecimiento.

Así, entre las complicaciones que se pueden dar debido a la ansiedad, está la posibilidad de sufrir un parto prematuro, con los problemas que esto conlleva. También puede tener consecuencias negativas para la madre. Como, por ejemplo, tener una mayor posibilidad de desarrollar una depresión postparto. Así como puede haber consecuencias en el niño, ya que puede ser más propenso a desarrollar trastornos de la conducta como la hiperactividad o el déficit de atención.

¿Cómo hacer frente a la ansiedad en el embarazo?

Existen determinados tratamientos psicológicos que sirven para que la mujer reduzca sus niveles de ansiedad y lleve un embarazo tranquilo, evitando los efectos adversos de esta tanto en el feto como en la madre. 

Insistimos que, ante este problema, la madre acuda a un psicólogo especializado en este tipo de problemas. Este, le puede ayudar de distintas maneras. Por ejemplo, una posibilidad es utilizar la terapia cognitivo-conductual para buscar el relajamiento mental y físico. Esto será de gran ayuda, ya que la mujer podrá aprender a utilizar estas técnicas en todo momento cuando sienta que pierde el control.

También puede ayudar el hecho de acudir a sesiones grupales de apoyo para mujeres embarazadas. En estas, la futura madre puede hablar de sus preocupaciones con otras personas que están en su misma situación. Hablar de lo que te preocupa suele ser de gran ayuda para las personas que sufren crisis de ansiedad.

Además, es recomendable acudir a talleres de meditación, hacer yoga adaptado para mujeres embarazadas o recurrir la musicoterapia. Pueden ayudar a buscar la paz mental que tanto se necesita en este periodo de tiempo.

Por último, aunque parezca obvio, es indispensable no tomar bebidas alcohólicas ni estimulantes, como el té o la cafeína durante el embarazo. Ya que aumentan el estrés y la ansiedad y pueden provocar efectos negativos en el crecimiento del bebé.

Tratamientos naturales para la ansiedad en el embarazo

Aunque se debe acudir al psicólogo siempre que sea necesario, es cierto que existen ciertos remedios naturales que pueden ayudar a aliviar la ansiedad en el embarazo. Es importante tener en cuenta que estos remedios no deben tener tampoco ningún efecto negativo para el desarrollo del feto.

Así pues, algunas bebidas e infusiones son recomendables siempre que se tomen con mucha moderación. Por ejemplo, la lavanda puede ayudar a reducir los niveles de ansiedad, así como la melisa, la pasiflora o la flor de azahar o la manzanilla (en dosis muy bajas). Además, pueden ayudar a relajar el cuerpo y a conciliar mejor el sueño.

Hasta aquí este artículo sobre la ansiedad en el embarazo. Esperamos que nuestros consejos te sean de ayuda si buscas que tu periodo de gestación sea lo más tranquilo posible. Ahora sabes que, aunque la ansiedad no es algo malo, puede resultar un problema. 

Además, sabes que esta puede afectar al desarrollo del bebé, y que puede tener efectos negativos para ti. Por eso, si es tu caso, te recomendamos que acudas a un especialista que te ayude a conseguir la paz que tanto necesitas durante estos nueve meses.

Close
Menteypaz.com © 2023
Close