¿Qué es un bajón emocional?

¿Alguna vez has sentido un bajón emocional? Si es así, no debes preocuparte demasiado, ya que la tristeza es un sentimiento completamente normal y prácticamente todo el mundo experimenta un bajón emocional de vez en cuando. Cuando nos ha ocurrido algo negativo o desagradable, este sentimiento nos ayuda a superarlo y a sentirnos mejor. Sabemos que no es agradable sentirse triste o de bajón, pero, en su justa medida, la tristeza es necesaria.

Sería muy extraño y agotador tener que estar siempre felices y contentos ¿verdad? Cuando algo nos preocupa o nos hace daño psicológicamente hablando, somos incapaces de sentir alegría y, con el sentimiento de preocupación, llega el bajón emocional. Se trata de un estado de ánimo que debemos aprender a conocer para procesarlo y superarlo lo mejor que podamos.

En este artículo, vamos a explicarte qué es, a qué se puede deber y cómo poder superarlo sin más problemas. Ya que, además, debes diferenciarlo de la depresión clínica, que es una enfermedad que puede tener ciertos rasgos similares, pero que requiere tratamiento psicológico específico.

¿Qué son los bajones emocionales?

Un bajón emocional es un episodio puntual de tristeza anímica que llega como consecuencia de ciertos desencadenantes. La persona puede sentirse aislada e incluso tender a aislarse del resto de la gente durante un tiempo. 

Los pensamientos tristes afloran con una mayor facilidad y puede aparecer el llanto o la irritabilidad. El estrés, la falta de metas, los problemas personales, los cambios hormonales y la influencia de las estaciones frías y lluviosas del año pueden favorecer la aparición de estos episodios. 

Generalmente se trata de episodios breves que duran entre unas horas y dos o tres días. No suelen extenderse mucho más allá de este umbral en el tiempo. En el caso de que persista, podríamos estar hablando de otro problema más grave.

Diferencias entre bajón emocional y depresión

Como hemos dicho que un bajón emocional es un episodio de tristeza que llega de manera repentina, que es causada por un detonante específico, y que no suele perdurar más de unos días en el tiempo. Por ejemplo, una discusión, el alejamiento de una amistad o una ruptura de pareja pueden causar este tipo de bajones anímicos. 

En este caso, es algo que viene ligado a una etapa puntual de la vida y que se repite pocas veces. No suele requerir ningún tipo de tratamiento para que el episodio se desvanezca. Hay que pasarlo y esperar a que pasen los días. 

En cambio, cuando hablamos de una depresión, estamos hablando de una enfermedad que causa una tristeza y un vacío intensos en todos los aspectos de la vida de la persona afectada. Además, se mantiene a lo largo de semanas y meses. Quien lo sufre, pierde el interés en realizar las tareas diarias y en la vida en general. Deja de practicar los hobbies y las actividades que antes disfrutaba porque dejan de interesarle.

No necesita ningún desencadenante, ya que puede aparecer de repente y sin explicación previa y hacer que la persona afectada no tenga ganas ni de levantarse de la cama. Son síntomas muy graves que pueden ser crónicos, por lo que deben tratarse con un especialista. Así pues, requiere tratamiento farmacológico y terapia psicológica constante.

¿Por qué me dan bajones de repente?

Puede que hayas estado ocupado realizando tus tareas con buen humor y, sin previo aviso, te empiezas a notar triste. Puede que no te des cuenta, pero a lo largo de la semana estás cargando con mucho estrés, tanto si trabajas, si estudias o si estás buscando empleo. Los pensamientos y sentimientos de inseguridad y de falta de progreso en la vida pueden aparecer de vez en cuando y provocan este tipo de bajones.

También, puede suceder que, cuando estás haciendo tantas cosas a la vez que no tienes tiempo para pensar y te tomas un día libre, llegue ese momento de bajón. Esto puede suceder porque, debido al estrés y al trabajo, no te haya dado tiempo a procesar algunas emociones. Es entonces cuando tu cuerpo encuentra, en ese momento de descanso, el momento oportuno para hacerlo.

Otra de las causas más frecuentes de los bajones puede ser la influencia de las hormonas, que no podemos controlar y producen estos repentinos cambios en el estado de ánimo. Además, los cambios en las estaciones del año también puede favorecer que estemos de bajón o no. Así pues, durante los meses fríos y lluviosos del año, como el otoño y el invierno, es más probable sentir este tipo de tristeza pasajera.

¿Cómo controlar los bajones emocionales?

La mejor manera para controlar los bajones emocionales es comprender por qué se ha producido. Entender cómo te sientes es la mejor manera de conocerte a ti mismo y aprender a controlar tus emociones. Partiendo de aquí, te podemos facilitar una pequeña lista de actividades que podemos realizar para convivir con el bajón emocional hasta que se desvanezca.

Busca actividades que te distraigan. Jugar a algún juego de mesa con otra persona puede ayudar, al igual que ver una película, una serie o leer un libro que te haga pensar en otras cosas mientras tu cuerpo procesa ese sentimiento.

No te quedes en casa. Salir a pasear o realizar actividades al aire libre te ayudará a despejar tu mente y a encontrar una manera más positiva de pasar el día.

Habla de tus sentimientos con alguien de confianza. No hay nada mejor que una larga conversación con alguien a quien puedas contar tus preocupaciones. Escuchar un punto de vista sobre tus preocupaciones puede hacer que parezcan más fáciles de llevar. Al terminar, estamos seguros de que te sentirás mejor y ese sentimiento se habrá hecho más pequeño.

Encuentra alguna afición. Encontrar una afición que te llene, como la botánica, la música, la escritura o la pintura pueden ayudarte a procesar esos sentimientos negativos que te asaltan durante ese periodo de tiempo.

Practica algún tipo de deporte. Está demostrado que practicar deporte y mantener un estilo de vida saludable te ayuda a mejorar el estado de ánimo.

Medita. La meditación te puede ayudar a relajarte antes de dormir y que esos sentimientos de bajón no te impidan coger el sueño. Por eso, es más probable que al día siguiente estés de mejor humor.

Piensa en las cosas buenas que hay en tu vida. Pensar en los aspectos positivos de tu vida y en los logros que has conseguido, por pequeños que sean, será beneficioso para tu estado de ánimo. 

Así pues, con este artículo hemos visto qué son los bajones emocionales y qué podemos hacer para superarlos poco a poco durante los días que estén con nosotros. No se van a ir mágicamente de un momento a otro ni se pueden “quitar” de repente, sino que hay que procesarlos. Aunque son molestos, no son algo malo, por lo que debemos aprender que están ahí y que pueden volver a aparecer de vez en cuando.

Close
Menteypaz.com © 2023
Close