¿Qué es la talasofobia?

Seguramente hayas sentido en alguna vez en tu vida un poco de miedo cuando vas a la playa y te metes en el agua. De hecho, puede que siempre que lo hagas, te venga algún pensamiento relacionado con el mar, con la profundidad o si hay algo debajo del agua que te pueda atacar. 

De esos sentimientos y pensamientos, el cine de Hollywood tiene gran parte de la culpa, ya que estamos muy acostumbrados a ver películas como la de “Tiburón”, de Steven Spielberg, que han instaurado en el imaginario colectivo los peligros del mar. Sin embargo, el visionado de este tipo de películas no condiciona a la gente a tener miedo al mar y a los peligros conocidos y desconocidos que puede contener en su inmensidad.

Sin embargo, existen personas que sienten aversión al mar y que este miedo condiciona tanto sus vidas que no pueden ni acercarse. Por eso, en este artículo vamos a hablar de la talasofobia (o el miedo al mar) para explicar qué es, qué lo puede causar y sus posibles tratamientos.

¿Qué es la talasofobia? Definición y concepto

La talasofobia es, por definición, un miedo desproporcionado e irracional hacia los mares y los océanos. No es tan sencillo como sólo el miedo a ahogarse en el mar, sino que entra en juego el miedo a lo desconocido. 

El mar, cuando lo tienes frente a ti, se ve como una masa de agua inmensa, pero su superficie no siempre deja ver lo que hay debajo. Tanto de día por los reflejos del sol, como de noche, porque no hay suficiente luz para ver nada. Para ver un poco más, hay que sumergirse por completo y puede que, incluso así, la visibilidad bajo el agua sea reducida si hay mucha arena en suspensión, etc. 

Una persona con talasofobia ve el mar como una amenaza impredecible y que, desde sus profundidades, algo la puede atacar. Si ya de por sí, el agua muy profunda es un factor de miedo en personas que tienen fobia al mar, a esto hay que añadir el miedo a que un animal marino conocido o desconocido les ataque sin previo aviso. Que exista una corriente que te pueda arrastrar mar adentro o que haya algún remolino que te succione hacia abajo son otros de los miedos más frecuentes en personas que padecen talasofobia.

Síntomas de la talasofobia o miedo al mar

Los síntomas que muestran las personas que sufren este tipo de fobia son muy variados. Pero hay que decir que son muy similares a los que presentan otras personas con otro tipo de fobias, como, por ejemplo, la nictofobia. Entre estos síntomas estarían los siguientes:

Ansiedad y ataques de pánico. Las personas que entran en crisis por la exposición al mar suelen presentar mareos, taquicardias, dolor en el pecho, tensiones musculares, temblores y  sudoración. Aunque también pueden presentar irritabilidad, perder el control de sus acciones y pueden gritar pidiendo ayuda.

Imposibilidad de pensar y actuar de forma racional. La ansiedad se puede mostrar tan fuerte que puede nublar los sentidos y distorsionar la percepción de las cosas.

Evitar actividades relacionadas con el mar. Cualquier actividad que implique nadar o sumergirse en el agua supone para ellos un esfuerzo casi imposible de realizar sin acabar con un ataque de pánico. Incluso se pueden poner en alerta si ven el mar a cierta distancia o si deben subirse a un barco. Están más pendientes de los posibles peligros que se pueden esconder bajo las aguas que de cualquier otra cosa. 

Sentimientos de huida. Cuando una persona con este tipo de fobia se acerca al mar, es muy fácil que quiera huir a otro lugar y de hecho, es fácil que lo haga. Incluso hay personas que no soportan ni la propia visión del mar.

¿Es lo mismo el miedo al mar que el miedo al océano?

Para una persona que padece de talasofobia, su miedo se empieza a activar cuando ve una superficie grande y profunda de agua. Da lo mismo si se trata de un mar, de un océano o de un gran lago. En este caso la definición de mar y de océano no puede establecer grandes diferencias, salvo que la persona afectada entienda que, si está en un océano, la masa de agua que la rodea es muchísimo mayor que la de un mar. 

¿La talasofobia es lo mismo que la fobia a la oscuridad del mar?

Aunque pueda estar relacionada con la talasofobia, la fobia a la oscuridad del mar recibe un nombre distinto, el de batofobia. Esta se basa en el miedo a la profundidad y en no poder ver lo que hay debajo de ti, o cuando ni siquiera ves la parte inferior de tu cuerpo por la poca iluminación. También se puede dar cuando la persona afectada mira un espacio que transmite sensación de profundidad.

¿Qué causa el miedo al mar?

Como todas las fobias, es probable que todas las personas que la sufran, se deba a algún pequeño trauma ocurrido durante la infancia. Por ejemplo, el hecho de haber estado a punto de ahogarse en una piscina o en la playa cuando eres niño. Este puede ser un desencadenante que haga que en el futuro se desarrolle la talasofobia. 

También puede ser que se deba a algún problema ocurrido durante la educación. Por ejemplo, el hecho de que los padres inculquen al niño el miedo al mar por miedo a que este se ahogue. Como respuesta, el pequeño crece con un miedo irracional al mar que en el futuro deriva en este tipo de problemas.

Tipos de tratamiento para curar la talasofobia

Como todas las fobias, y esta no es una excepción, tiene distintos tratamientos dependiendo de cómo sea de incapacitante. Por lo tanto, si la fobia no es demasiado fuerte, el tratamiento lo puede iniciar la persona que la sufre mediante la exposición continuada al mar. Esto debe hacerse de forma gradual para evitar las crisis de ansiedad y los ataques de pánico. Las técnicas de relajación y de control de la respiración para la ansiedad también pueden jugar un buen punto a favor en este punto. 

Sin embargo, si la fobia es demasiado fuerte, el tratamiento de preparación para la exposición al mar debería estar supervisado por un psicólogo profesional. Seguramente utilizará la terapia cognitivo-conductual para reducir tus niveles de estrés y ayudándote a mantener el control. E incluso, si aun así no hubiera grandes avances, tu psicólogo te podría enviar al psiquiatra para intentarlo desde la vía farmacológica.

Esperamos que con este artículo hayas comprendido que la talasofobia no es simplemente el miedo al mar que algunas personas sienten alguna vez en su vida como resultado de ver demasiado cine. Sino que va más allá y es un problema real e incapacitante en muchos aspectos. Y, si sufres este tipo de fobia, esperamos haberte ayudado a comprenderla mejor y que, con nuestros consejos, encuentres alguna manera de mejorar.

Close
Menteypaz.com © 2023
Close