Cómo superar el miedo a viajar en barco

Superar el miedo a viajar en barco puede abrir un mundo de experiencias. Para muchos, la idea de zarpar provoca ansiedad, pero entender y abordar ese temor puede marcar la diferencia. Comienza por familiarizarte con la embarcación y su seguridad, conoce los procedimientos y habla con la tripulación. Gradualmente, realiza viajes cortos para acostumbrarte al entorno marítimo.  

Aprender sobre la navegación y comprender que millones viajan sin problemas cada año puede proporcionar tranquilidad. Además, lleva contigo elementos reconfortantes, como música o un libro. Al enfrentar el miedo con información y apoyo, descubrirás que navegar puede convertirse en una experiencia placentera. 

¿Por qué sentimos temor al abordar un barco?  

El miedo a embarcarse puede estar vinculado a varios aspectos de un crucero: 

  • La aprehensión de experimentar mareos y la consiguiente preocupación por vomitar en público. 
  • El temor a compartir un espacio reducido con desconocidos. 
  • La inquietud por no tener control sobre la nave. 
  • La sensación de confinamiento en un barco, donde te ves limitado a moverte en un espacio definido rodeado de agua… 

Este temor a menudo tiene raíces en el pasado, donde una experiencia impactante a bordo de un barco puede haber desencadenado la fobia. Viajar en una nave dañada, sufrir caídas, experimentar mareos o incluso presenciar eventos catastróficos relacionados con barcos, ya sea en reportajes o películas, pueden ser causas subyacentes. 

Estos eventos pasados pueden haber dejado una huella significativa en la psique, bloqueando emociones que el cerebro reptil asocia con los barcos y los cruceros como peligros. No obstante, es posible que aquellos con fobia a los viajes en barco logren superar su miedo y, con el tiempo, disfruten del placer que ofrecen los cruceros. 

¿A qué puedes tener miedo en un barco? 

Aquí te dejo una lista de preocupaciones comunes que pueden afectar a las personas que sufren de esta fobia a la navegación: 

  • Sensación de mareo. 
  • Claustrofobia, el temor a quedar atrapado o no poder salir de espacios reducidos en el barco. 
  • Preocupación por posibles incendios a bordo. 
  • El miedo asociado a alguien cayendo al mar. 
  • Temor a una falla en el motor de la embarcación. 
  • Inquietud ante la posibilidad de que el barco se hunda, incluyendo información sobre los medios de rescate en caso de un desastre material. 
  • Nerviosismo cuando la costa parece demasiado lejana a simple vista. 
  • Preocupación por estar solo en medio del océano durante varios días, experimentando una sensación de completo aislamiento. 
  • Miedo a fenómenos meteorológicos violentos, como tormentas y tormentas eléctricas. 
  • Inquietud ante la posibilidad de que un rayo golpee el mástil. 
  • Temor a enfrentarse a grandes olas rompientes, también conocidas como olas rebeldes. 
  • Preocupación por la competencia y habilidades del capitán de la embarcación. 
  • Miedo a quedar a la deriva indefinidamente en un bote salvavidas si es necesario abandonar el barco. 
  • Nerviosismo ante la posibilidad de que el barco se incline demasiado o que el capitán no pueda controlar la inclinación de la embarcación. 
  • Temor a colisiones entre dos barcos. 
  • Miedo a navegar durante la noche. 
  • Inquietud sobre la forma puntiaguda del casco de la embarcación. 
  • Preocupación por experimentar un ataque de pánico en medio del océano. 
  • Temor a caer al agua al subir a un velero anclado. 
  • Nerviosismo ante el impacto del agua contra el casco del barco. 
  • Miedo a utilizar chalecos salvavidas en un velero, considerándolo como un riesgo significativo. 
  • Inquietud sobre posibles ataques de gaviotas en el mar. 

Es importante abordar estos temores de manera gradual y buscar apoyo para superar la fobia a la navegación. 

¿Cómo superar tu fobia a los cruceros en barco? 

Hacer sesiones de acupuntura puede ser beneficioso si experimentas fobias relacionadas con viajar en barco. La acupuntura, una práctica clave en la medicina china, se basa en conceptos como la energía Yin y Yang, así como en zonas cutáneas específicas. Se ha observado que ayuda a superar diversas fobias, incluyendo el miedo a volar o a los barcos. Es recomendable someterse a varias sesiones antes de abordar un barco para asegurar su efectividad. Durante estas sesiones, se implantan agujas en partes sensibles del cuerpo para inducir calma y afrontar el viaje con mayor tranquilidad. Puedes obtener más información al respecto aquí. 

Cuando te acerques al barco y sientas un aumento de estrés, es útil comunicar a la tripulación tu fobia. Ellos pueden proporcionarte consejos, medicamentos o guiar ejercicios de respiración para gestionar el estrés. Aprovecha la oportunidad para conocer más sobre la tripulación, la organización a bordo, los sistemas de seguridad y el funcionamiento del barco. Hacer preguntas puede disipar la ansiedad, ya que muchas veces el miedo proviene de la falta de conocimiento sobre el medio de transporte. 

Enfrentar tu miedo es esencial. Así como se aconseja volver a subirse a un caballo o bicicleta después de una caída, lo mismo se aplica a los barcos y aviones. Evitar estos medios de transporte puede obstaculizar tu recuperación y limitar tu zona de confort. Afronta tu miedo progresivamente, comenzando con barcos pequeños como veleros o barcazas amarradas en el muelle, antes de avanzar hacia embarcaciones más grandes y cruceros. 

No dudes en hablar abiertamente sobre tu miedo o fobia con las personas cercanas a ti. Ningún temor es ridículo, y tus seres queridos, o incluso un terapeuta, pueden ofrecerte apoyo para superar tus miedos. Al discutir tu fobia, puedes identificar desencadenantes y trabajar en los pensamientos negativos asociados a los barcos, desbloqueando así la situación. 

¿Un crucero ayuda a superar la fobia al barco? 

Los cruceros pueden ser de gran ayuda a la hora de superar el miedo al mar. Debes saber que al ser una embarcación grande, apenas notarás que estás en el mar, de aquí que sea de ayuda. 

A través del buscador de Solocruceros.com podrás encontrar una amplia variedad de cruceros entre los que elegir. Para evitar problemas, te recomiendo hacer un crucero que no sea demasiado largo y no tenga un recorrido demasiado extenso. Además, al ser posible deberías optar por un crucero que tenga escalas todos los días. De esa manera, en caso de que el miedo se incrementase podrías bajar sin ningún tipo de problema.

Eso sí, siempre debes ir bien acompañado. Por ejemplo, para eliminar el miedo con más facilidad puede ser una buena idea hacer el viaje con la persona que más quieres o con la familia. Así superar el miedo te será más fácil y te darás cuenta de que realmente no hay por qué tener miedo, al fin y al cabo, el barco es un medio de transporte de los más seguros.  

Close
Menteypaz.com © 2023
Close