Guía definitiva para practicar yoga en India

La India es considerada la cuna del yoga, ya que esta disciplina tuvo sus inicios en este país hace aproximadamente 10.000 años. En ese entonces, antiguos monjes y eruditos dedicaban tiempo y esfuerzo a desarrollar las posturas de yoga con el objetivo de mejorar la salud de sus cuerpos. Para ellos, era fundamental mantener sus cuerpos en buena forma y prevenir enfermedades, ya que esto les permitiría avanzar en las etapas más profundas de la meditación y, en última instancia, alcanzar el estado de Samadhi. 

Cuando se practica de manera adecuada, el yoga contribuye significativamente a mantener el cuerpo en un estado saludable y vigoroso. Incluso en la actualidad, muchos practicantes serios de yoga sueñan con la posibilidad de estudiar esta disciplina en su lugar de origen, la India. 

¿Por qué estudiar yoga en la India? 

Hay muchos motivos por los que estudiar yoga en la India, te vamos a mostrar los más importantes.  

1- Descubre la esencia del Yoga y sus raíces auténticas

El Yoga tiene sus raíces en la India, por lo que cuando visites este país, tendrás la oportunidad de sumergirte en la fuente original del Yoga. Se estima que los principios del Yoga se remontan a al menos 5000 años atrás. Sus enseñanzas se manifestaron por primera vez en los Vedas, antiguos textos filosóficos de la India, y más tarde en los Upanishads y el Bhagavad Gita. Posteriormente, Patanjali registró descripciones más detalladas en los Yoga Sutras. En contraste, el Yoga solo se introdujo en Occidente hace aproximadamente 200 años. 

2- Ampliarás la zona de confort 

Te encontrarás lejos de tu hogar, en un entorno completamente distinto al que estás habituado. Participar en un programa de formación de profesores de yoga en la India puede representar un gran desafío para tu comodidad habitual. Este proceso de expandir nuestro ámbito familiar resulta ser una eficaz manera de fomentar nuestro crecimiento personal. Es importante destacar que abandonar lo conocido puede generar temporalmente sentimientos de miedo o ansiedad, por lo que se requiere valentía para dar ese paso. Sin embargo, una vez que lo hayas dado, te permitirá descubrir tu fuerza interna y te ayudará a superar el miedo en futuras situaciones desafiantes. 

3- Aprenderás disciplina para conseguir tus objetivos 

La India se destaca por su riguroso sistema educativo centrado en resultados, y esto también se refleja en la formación de profesores de yoga en un ashram indio. La disciplina y la organización son elementos fundamentales en este proceso de aprendizaje. Un programa bien estructurado en un ashram te brindará la oportunidad de concentrarte plenamente en tu formación, ya que las distracciones son mínimas al encontrarte lejos de casa y con limitado acceso a Internet durante la mayor parte del tiempo. 

La práctica de yoga en un mes puede ser intensiva, pero al estar exento de otras responsabilidades y actividades, tendrás la posibilidad de adquirir conocimientos que superan tus expectativas. La estructura del programa te permitirá aprender y practicar de manera dedicada, sin ninguna otra tarea o preocupación que te distraiga. Tu único y más importante propósito durante tu estancia será completar con éxito tu curso de certificación de yoga. 

4- Conocerás a gente muy interesante  

La India es un lugar muy buscado para aquellos que desean recibir formación dentro del mundo del yoga. Al elegir este destino, estarás rodeado de personas de diversas partes del mundo que comparten tu interés en aprender sobre el yoga. La presencia de esta amplia gama de culturas y perspectivas en tu grupo brindará una oportunidad única para enriquecer tu visión de la vida. A medida que convivas y estudies con tus compañeros internacionales, te encontrarás abriendo tu mente a la posibilidad de intercambiar ideas y experiencias enriquecedoras. Además de adquirir habilidades como profesor de yoga, esta experiencia internacional también te brindará la oportunidad de establecer nuevas amistades que podrían perdurar a lo largo de toda tu vida. 

5- Aprenderás a disfrutar del autodesarrollo 

Para muchas personas, embarcarse en la práctica de yoga representa un punto de inflexión en sus vidas. Puede ser el inicio de un nuevo capítulo o la realización de un anhelo largamente acariciado. También podría simplemente significar la decisión de finalmente seguir los dictados de tu corazón. En la India, las enseñanzas del yoga te brindan la oportunidad de reflexionar y de iniciar un proceso constante de autodescubrimiento. La esencia misma del yoga se centra en comprender lo que significa realmente el «yo». Sin duda, obtendrás una comprensión más profunda de esta cuestión durante tu formación como profesor de yoga en la India. 

6- Los precios de la formación suelen ser económicos  

Practicar yoga en la India podría ser el hecho de que los costos suelen ser más asequibles en comparación con otros lugares. La preparación para convertirse en instructor de yoga siempre implica una inversión considerable. No obstante, dado que los gastos asociados con el costo de vida y el alojamiento son considerablemente más bajos en la India, la suma total resulta más económica. Es importante mencionar que algunos programas de formación incluyen todos los servicios, mientras que otros pueden requerir gastos adicionales para la reserva de alojamiento y comidas. 

7- Contacto directo con la naturaleza  

India posee un extenso y diverso paisaje, y a pesar de su densa población, también ofrece la posibilidad de descubrir lugares apartados en áreas más rurales. Un ejemplo de ello es el Arhanta Yoga Ashram India, ubicado a aproximadamente 20 kilómetros de la ciudad de Khajuraho. Este lugar se halla inmerso en un entorno natural exuberante y una atmósfera serena. Las colinas, los campos verdes y el río contribuyen a crear un ambiente de calma y paz, convirtiéndolo en el escenario ideal para la práctica del yoga. El propio ashram emana esa misma serenidad, lo que te ayuda a dirigir tu atención hacia tu interior y a encontrar la concentración necesaria para el aprendizaje. 

¿Qué tipos de yoga se practican en la India? 

Actualmente en India se practican diferentes tipos de yoga. Te vamos a mostrar los más importantes para que puedas elegir el que mejor encaja con lo que buscas. 

1- Hatha Yoga 

La mayoría de las personas que practican yoga suelen estar haciendo Hatha Yoga, aunque a veces no lo sepan. Básicamente, se trata de realizar posturas físicas llamadas asanas

Hatha Yoga ha evolucionado para enfocarse en movimientos suaves y pausados. Te tomas un tiempo para mantener cada asana durante algunas respiraciones antes de pasar a la siguiente. Si estás comenzando con el yoga en la India, este estilo es una excelente opción. 

Pero en la India, también puedes encontrar programas más completos que van más allá de las asanas. Estos incluyen técnicas de respiración llamadas pranayama, meditación e incluso consejos sobre la alimentación. Así que, incluso si buscas una experiencia más profunda, el Hatha Yoga es una opción adecuada. 

2- Yoga Kundalini 

Si estás interesado en buscar una conexión más profunda con tu lado espiritual, tal vez quieras explorar el Kundalini Yoga. Esta variante del yoga combina secuencias de movimientos, a las que se les llama kriyas, con técnicas de respiración, meditación y cantos. 

La práctica de Kundalini Yoga tiene como propósito principal despertar la Kundalini, que es considerada como una energía espiritual que reside en la base de tu columna vertebral. No debes ver esto simplemente como un ejercicio físico; en la tradición hindú, este tipo de yoga busca conectarte con tu propia conciencia y ayudarte a liberar tu potencial interior. 

3- Yoga Iyengar 

El Iyengar Yoga, una variante del Hatha Yoga, se enfoca principalmente en prácticas y movimientos físicos, y es muy popular en la India. En esta disciplina, se pone énfasis en realizar movimientos precisos que promuevan una alineación corporal específica, siempre acompañados de técnicas de respiración adecuadas. 

A diferencia de otros estilos de yoga, el Iyengar Yoga no fluye de manera tan libre. En lugar de eso, se enseñan secuencias de posturas que se sostienen durante un tiempo determinado. A menudo, las personas recurren a accesorios como bloques y cuerdas para facilitar la adaptación de su cuerpo a las posturas requeridas. 

Este tipo de yoga es particularmente adecuado para aquellos que buscan obtener beneficios físicos más concretos en su práctica en la India. 

Mejores lugares para practicar yoga en India 

Si quieres practicar yoga en India deberás elegir un lugar adecuado. Pero antes de realizar el viaje debes saber que deberás obtener el visado. Para obtener el visado en India deberás entrar en Visado-India y sacarte el que más te interesa. Puedes optar por el visado de turismo por un mes, por un año o por cinco años. Dependiendo del tiempo que quieras pasar en el país, la durabilidad del visado deberá ser una u otra. 

Es importante tener el visado a mano antes de hacer planes para evitar problemas. Sin el mismo no podrás acceder al país. Obtener el visado es rápido y fácil, gracias a que todo el trámite ya se puede hacer online. Dicho esto, pasamos a mostrarte los tres mejores lugares para practicar yoga en la India.  

Rishikesh 

Rishikesh, conocida como la «capital mundial del yoga» y el lugar donde nació el yoga, ha atraído a yoguis durante mucho tiempo, mucho antes de que los Beatles llegaran en busca de la meditación trascendental. Este pueblo en el Himalaya se encuentra impregnado de espiritualidad gracias al río sagrado Ganges que fluye a través de él. Aquí, encontrarás ashrams con siglos de antigüedad donde los visitantes pueden explorar una amplia gama de estilos de yoga y meditación, desde el Hasya yoga (risoterapia) hasta el ashtanga avanzado. También puedes experimentar la ceremonia de bautismo en el frío y rápido río sagrado o aprender a tocar el sitar. Se cree que meditar en este lugar te acerca más a la iluminación que en cualquier otro sitio en el mundo. Incluso si no compartes estas creencias, la sensación de paz y conexión con la naturaleza al realizar tus asanas al ritmo de la brisa de montaña no te dejará indiferente. 

Varanasi 

Varanasi, una de las ciudades más antiguas del mundo, ocupa un lugar único para practicar yoga y realizar saludos al sol al amanecer. Esta ciudad espiritual de la India se destaca por sus ghats impresionantes, templos ancestrales y la presencia de sadhus que se bañan en el sagrado río Ganges. 

Como resultado de su importancia espiritual, Varanasi ha atraído a algunos de los gurús de yoga más respetados a nivel mundial, quienes han establecido ashrams donde ofrecen una amplia gama de clases de yoga, incluyendo tradicionales (algunas de las cuales se imparten en hindi o sánscrito, sin el uso de colchonetas ni accesorios) y formas más modernas y dinámicas como el vinyasa yoga. 

La experiencia de realizar saludos al sol al amanecer en Varanasi es única, ya que se puede observar cómo los antiguos edificios de la ciudad se iluminan con un cálido brillo naranja mientras se escuchan las campanas de los templos al empezar el día. Es un lugar verdaderamente especial para conectarse con la espiritualidad y la tradición yogui en un entorno histórico y conmovedor. 

Agonda 

En Agonda, una apacible localidad costera de Goa, el entorno es ideal para practicar yoga y meditación. A diferencia de la concurrida Arambol en el norte de Goa, Agonda ofrece un ambiente más tranquilo y desconectado, ya que su conexión Wi-Fi es bastante deficiente, lo que lo convierte en un lugar adecuado para una pausa digital. Aquí, las puestas de sol en la costa de Goa son espectaculares, con tonos naranjas brillantes y mezclas de azules y lilas que parecen sacados de una pintura impresionista. Puede disfrutar de clases de yoga relajadas en la amplia y plana playa de arena, con pausas para degustar té chai y, posiblemente, participar en clases de baile de Bollywood o aprender a cocinar platos indios. 

Close
Menteypaz.com © 2023
Close