Significado del dolor de cabeza según la zona

Sentir que te duele la cabeza es algo muy común para cualquier ser humano. Hay personas que apenas se quejan de los dolores de cabeza a lo largo de toda su vida. Sin embargo, también hay otras personas a las que les duele prácticamente a diario y que deben recurrir frecuentemente a los analgésicos e incluso otros tratamientos más agresivos. 

Puede que sientas que te duele la cabeza o te haya dolido y no hayas sabido identificar el tipo de dolor. La ubicación de este puede dar pistas sobre cuál puede ser la causa del mismo. Por eso, es recomendable tener una mínima idea, ya que algunos dolores de cabeza pueden ser síntoma de una enfermedad grave y deben ser tratados.

Por eso, con este artículo, sabrás identificar cuál es el tipo de dolor de cabeza que sufres normalmente, ya que vamos a diferenciar los distintos dolores más frecuentes que se pueden dar dependiendo de la zona. 

Por tensión muscular 

Es el tipo de dolor de cabeza más común. Debido a la vida frenética que llevamos y al estrés, se pueden acumular tensiones en los músculos del cuello, de la cara y de la cabeza.  Estos músculos contraen y pueden acabar causando este molesto dolor en toda la zona del cuero cabelludo. 

Suele presentarse como un dolor sordo y puede ir acompañado con una sensación de presión detrás de los ojos. Suele durar desde pocas horas hasta varios días y, si persiste, puede llegar a cronificar, por lo que es recomendable acudir al médico. Se suele dar a cualquier edad y suele afectar más a las mujeres que a los hombres. 

El mejor tratamiento cuando están empezando los síntomas es tomar analgésicos y encerrarse en una habitación con poca luz y libre de ruidos. Asimismo, mediante ejercicios de relajación muscular, puede ayudar a mejorar los síntomas e incluso a prevenir su aparición. Por ejemplo, practicar yoga puede ayudar.

Dolor de cabeza producido por migrañas o jaquecas

Las migrañas son una afección neurológica que se puede mostrar de diferentes maneras y distintos niveles de gravedad. Se pueden mostrar en dos fases. En una primera etapa se producen síntomas leves, como fatiga, irritabilidad, estar deprimido, o  tener poca energía. 

Los síntomas más claros se suelen dar en la segunda etapa. Esta, suele afectar a la mitad de la cara o de la cabeza y se suele presentar como un dolor bastante fuerte en forma de pulsaciones muy concentradas. 

La persona afectada, puede incluso sentir hormigueos, alteraciones de la visión y del habla y hasta ganas de vomitar. Hay quien debe acostarse a oscuras y dejarlo todo en silencio porque no soporta ni la luz ni los ruidos fuertes. De esta manera, con el paso de las horas, el dolor puede ir remitiendo. Los episodios pueden durar horas e incluso días, dependiendo de la persona.

Para tratar este dolor de cabeza, como hemos dicho, lo mejor que puedes hacer es descansar en una habitación oscura y en silencio. Puede tratarse con analgésicos, especialmente cuando se notan los primeros síntomas.

Hipertensión arterial

Algunas personas que sufren de hipertensión presentan un dolor sordo y muy molesto en la parte trasera de la cabeza, en la zona de la nuca. No queremos decir que el dolor en esta zona de la cabeza se deba siempre a la hipertensión. Pero lo cierto es que muchas personas hipertensas dejan de notar este dolor de cabeza cuando reciben tratamiento y su presión arterial vuelve a niveles normales.

Para tratar este tipo de dolor de cabeza, si eres una persona hipertensa, basta con seguir las indicaciones de tu médico, seguir una dieta saludable evitando el consumo de cafeína y otras bebidas estimulantes y, por supuesto, no olvidarse de tomar la medicación. 

Cefalea en racimo

Suele presentarse en un lado de la cabeza, partiendo siempre desde la zona de la frente hasta alrededor de uno de los ojos e incluso en el propio globo ocular. Este dolor se suele presentar de forma cíclica y corta durante varios días y está considerado como uno de los dolores de cabeza más olorosos que existen.

Suele aparecer en torno a los treinta años y se relaciona con la liberación repentina de hormonas. Además, suele ir acompañada de otros síntomas como enrojecimiento y lagrimeo ocular y congestión y secreción nasal. El dolor es tan intenso que puede llegar a afectar a la vida diaria de la persona y puede dar origen a enfermedades psiquiátricas como la depresión o la ansiedad.

El tratamiento para este tipo de dolor incluye siempre algún tipo de medicamento que ayude a acortar los episodios de dolor y la intensidad de los mismos e incluso puede tratarse con otros métodos más específicos. Es un tipo grave de dolor de cabeza, por lo que se recomienda acudir de inmediato a tu médico de cabecera.

Dolor de cabeza sinusal

Este dolor de cabeza se da en la zona alta de la nariz, entre los ojos y puede alcanzar la frente. Puede ir acompañado de otros síntomas como tener mocos, dolor de oídos y fiebre. Se produce por una infección o inflamación en los senos nasales debido a un resfriado o por algún tipo de alergia como la rinitis estacional. 

Se puede presentar como un dolor o una presión en las mejillas, las cejas y la frente que tiende a empeorar al acostarse. Puede ser confundido con la migraña, pero se da durante o después de un resfriado o tras un brote de rinitis alérgica. 

Para que este tipo de dolor remita, normalmente se da una combinación de analgésicos y antihistamínicos para descongestionar la zona afectada. También puede ayudar el aire húmedo de un humidificador o usar solución salina.

Dolor de cabeza producido por cafeína

Prácticamente todo el mundo toma un café por las mañanas, para terminar de despertarse y empezar el día con energía extra. Pero poca gente sabe que un consumo excesivo de cafeína y de bebidas estimulantes puede provocar dolores de cabeza muy similares a los de la migraña y los que padecen las personas hipertensas. Esto se debe a que el café aumenta la presión arterial.

El dolor se presenta en la parte trasera de la cabeza o en la nuca y puede extenderse a ambos lados de la cabeza, hasta las sienes. Se caracteriza por ser un dolor sordo y palpitante que, si bien no es muy intenso, puede impedir la concentración para las actividades diarias. 

Para tratar este dolor, no basta únicamente con dejar la cafeína. Ya que, si estamos acostumbrados a la ingesta habitual de este tipo de bebida, el síndrome de abstinencia también puede provocar el mismo tipo de dolor de cabeza. 

Dejar de tomar café debe acompañarse con la ingesta de algún tipo de analgésico si se presentan dolores de cabeza en el proceso. Encerrarse en una habitación en penumbra y que esté libre de ruidos estridentes también puede ayudar a eliminar los síntomas.

Por último, decir que si sufres de un dolor de cabeza demasiado intenso o que no remite con el paso de los días ni tomando analgésicos, deberías de acudir inmediatamente a tu médico para que pueda descartar enfermedades más graves e iniciar un tratamiento efectivo para tratar ese dolor. 

Esperamos que este artículo te haya ayudado a conocer y saber diferenciar los dolores de cabeza. Dependiendo de la zona en la que se presenten, pueden decir mucho acerca de las causas del mismo. 

Close
Menteypaz.com © 2023
Close